¿Qué está pasando en Siria?

Ricardo Osvaldo Rufino  mir1959@live.com.ar

 

Siria es un estado clave en el complejo escenario geo-político de Medio Oriente.

Pese a esto, es notorio que resulta tremendo lo que estuvo y está pasando en esta nación asiática, en cuanto a falta de consideración por los derechos humanos de buena parte de su población.

Pero vayamos por parte: Siria obtuvo su independencia de Francia recién en 1946 (apenas dos años antes que su gran enemigo, el Estado de Israel).

En esta nación, una de las más controladas del mundo, el partido nacionalista árabe Baath gobierna desde 1963, cuando llegó al poder mediante un golpe de Estado.

Sucedieron hechos graves en este estado policíaco: por caso, en 1982, cuando gobernaba Hafez al-Assad –padre del actual mandatario- las fuerzas armadas mataron a miles de personas y destrozaron gran parte del “barrio antiguo” para acabar con una insurrección de los islamistas Hermanos Musulmanes.

Otro episodio sumamente comprometido es el siguiente: las crónicas periodísticas indican que en este momento el actual presidente que ya lleva 11 años en el poder, Bashar al-Assad, enfrenta duros reclamos para contener el dominante aparato de seguridad, liberar a los prisioneros políticos y REVELAR EL DESTINO DE MILES DE DISIDENTES QUE DESAPARECIERON EN LA DÉCADA DE 1980.

Siria es un país de 16.000.000 millones de habitantes, cuyo territorio de 185.000 km2. es en un cincuenta por ciento improductivo, porque el sector central y oriental de su geografía está ocupado por el denominado Desierto de Siria.

 Su economía es básicamente agrícola, pero posee gas natural y pozos de petróleo, refina petróleo (en la ciudad de Homs) y exporta petróleo.

La elite siria está dominada por miembros de la minoría alauí, una rama del Islam chiita a la que pertenecen los al-Assad, un hecho que causa remordimiento entre los sunnitas, que conforman el 75% de la población. 

El descontento en Siria comenzó después de que la policía detuvo a más de una decena de estudiantes por el simple hecho de pintar un graffiti inspirado en las protestas a favor de la democracia en el mundo árabe.

Durante las manifestaciones se escuchaba el grito: “¡El pueblo quiere la caída del régimen!”. Este tipo de manifestaciones habrían sido impensables hace apenas un par de meses, dado el sistema férreo de control que durante décadas y décadas caracterizó a este país.

Las últimas informaciones refieren que en un intento por aplacar la grave crisis, el presidente desplegó ayer tropas del ejército por primera vez en casi dos semanas de protestas, luego de la muerte de 12 personas en Latakia, una población portuaria ubicada en el noroeste del país.

Se esperaba anoche que al-Assad, de 45 años, se dirigiera a la nación por primera vez desde que comenzaron las protestas que tienen en vilo a Siria y que tuvieron su epicentro en la ciudad de Deraa, donde la oposición denunció la muerte de centenares de manifestantes contrarios al régimen.

El régimen sirio también levantó hace dos semanas el estado de emergencia vigente desde 1963, como había prometido la semana pasada al-Assad, una de las principales demandas de los opositores. La anulación de la controvertida ley es un hecho clave porque la misma ha sido uno de los pilares represores del régimen y responsable de muchos casos de arrestos arbitrarios.

En conclusión, parece que las cartas están echadas en Siria: el régimen autoritario y dictatorial está siendo presionado para que comience a desmontar su aparato represivo. Esa estructura responsable de tantos asesinatos y desapariciones forzadas de personas. Esa organización violenta que es un auténtico y lamentable estigma para un país que proclama a los principios religiosos como guías de su accionar.

Es muy interesante observar los movimientos y las conductas sociales. Y siempre es más conducente ubicarse en el papel de observador y no arriesgar opinión. De todos modos, yo no creo que la población de este país se conforme con esto, seguramente irá por más, irá por todo, irá por democracia y libertad. 

A %d blogueros les gusta esto: