Libia S.A.

Autorizo la reproducción libre y gratuita de este artículo por cualquier medio

japerezduval@gmail.com

http://www.diarioonline.tk/

Los últimos 40 años Libia ha sido en realidad una sociedad anónima en vez de un estado.

En esa sociedad anónima los distintos accionistas se repartían los dividendos como socios bien avenidos.

¿Quiénes eran los accionistas?

Pues estaba Gadafi y su familia, también su tribu y las demás tribus que pueblan el territorio de Libia, unas tenían más acciones que otras, pero a todas les llegaba parte de la renta generada por el petróleo.

También estaban los países que recibían el petróleo libio, aunque ocultaban sus acciones como una propiedad vergonzante.

Que decir de las compañías petroleras y de las fábricas de armas que nutrian el arsenal libio.

O las empresas que construían las refinerías y las infraestructuras libias.

En realidad todos tenían sus acciones, incluso ese numero indefinida de emigrantes, se dan cifras de hasta 3.000.000 de trabajadores extranjeros.

El negocio era estupendo, había habido intentos de OPAS hostiles, pero tras unos años de tensión Gadafi había incorporado al accionariado a los hostiles, será por dinero, pensaba el coronel, a él le sobraba, en realidad con un superávit de 27.000.000.000 de dólares ni siquiera necesitaba de los “mercados” para financiar su régimen.

Se comenta que tiene miles de millones de dólares en efectivo en Trípoli.

¿Qué está sucediendo ahora en Libia?

Pues lo mismo que en tantas sociedades anónimas, los socios mayoritarios están riñendo por ver quien controla la sociedad y los socios minoritarios intentan aprovechar la ocasión para ganar lo que puedan, como siempre.

Mi opinión es que los EEUU, el Reino Unido, Francia, Italia, Rusia y China se pondrán de acuerdo en la parte de Libia S.A. con que se quedan cada uno.

Incluso es posible que a España le den algo, al fin y a la postre somos parte de la OTAN, y pondremos en juego nuestro dinero y nuestra sangre como en Afganistán.

Las tribus alzadas, con el estimulo de los servicios secretos correspondientes, eso no lo he dudado ni un segundo, recibirán un poco más que ahora y se convertirán en los guardianes de los campos petrolíferos, algo así como en Irak.

Gadafi, su familia y su tribu perderán sus acciones.

Gadafi morirá en la lucha o como Sadam Husein será colgado, sin él, sus hijos no son nadie.

Su tribu resistirá un tiempo y luego se venderá o será aniquilada.

Eso es el guión que ya está escrito hace tiempo, no creo que este guión se esté improvisado estos días, nunca es así.

La CASTA PARASITARIA no es un grupo unido, más bien es un conjunto de bandas piratas que roban cuanto pueden y que a veces pelean entre ellas por el botín.

Los muertos los pone el pueblo libio, pero ese pueblo como en todos los demás, no cuenta en este juego.

Como no cuentan cuando se especula con los alimentos sabiendo que eso significará la muerte por hambre de millones de pobres.

Y que decir de los ingentes beneficios que se están haciendo con la especulación del petróleo durante esta operación, eso tampoco ha sido improvisado.

Amigo piensa en ello cuando llenes el depósito de tu coche mañana.

Para el pueblo libio que pone los muertos esta operación es un drama donde se derrama ríos de sangre y de lagrimas, pero los miembros de la CASTA PARASITARIA que terminen quedándose con las acciones de Libia S.A. festejaran su éxito derramando torrentes de champán, eso si del más caro y francés por supuesto.

A %d blogueros les gusta esto: