Singapur

Ricardo Osvaldo Rufino  mir1959@live.com.ar

 

 

Si usted quiere conocer la impronta más actual del mundo y saber hacia adonde avanza la modernidad, no debería dejar de visitar a Singapur.

Es una ciudad-Estado que se convirtió en república recién en 1965, y cuyo territorio posee apenas 707 kilómetros cuadrados.

Lo interesante de este país es descubrir cómo hicieron sus ciudadanos y autoridades para lograr un desarrollo tan acelerado en, relativamente, pocos lustros, y cómo están haciendo actualmente para mantenerse a la cabeza de las oportunidades de negocios más redituables que se presentan, no sólo en el sudeste asiático, sino en numerosos sitios del planeta.

No se debe olvidar que nos estamos refiriendo a una pequeñísima nación de apenas 4.700.000 de habitantes, que tiene una altísima densidad de población (6.646 hab./km2) y un PBI  per cápita de nada menos que 50.000 dólares.

Hay señales, signos, acciones, que si los observamos con cuidado y detenimiento nos permiten descubrir el camino transitado por Singapur para llegar a convertirse en un poderoso “tigre del sudeste asiático”.

Pero antes veamos de qué clase de país estamos hablando: Singapur está situado en la isla del mismo nombre, situada en el extremo meridional de la península de Malaca. La estratégica situación del país, que controla precisamente la entrada al estrecho de Malaca, en la vía marítima más corta entre el mar de China Meridional y el océano Índico, fue la razón de la fundación de su capital y explica, en parte –sólo en parte- la prosperidad de la ciudad, primer puerto de la región y activísimo centro comercial y financiero.

Singapur es el país más pequeño del Sudeste de Asia y el cuarto centro financiero más importante del mundo, y juega un papel muy importante en el comercio internacional y la economía mundial. Además, es el segundo país con más densidad de población en el mundo, después de Mónaco

¿Motivos, causas, que expliquen que hicieron tan bien los singapurenses para lograr el crecimiento y el desarrollo que asombra a los observadores imparciales?

Singapur se guía hoy por un plan estratégico a 10 o 15 años: calculan que en 2015 el 70 por ciento de la población mundial vivirá en ciudades. Y las ciudades necesitarán servicios. Por ejemplo, Singapur consiguió meterse en el negocio de Nueva Delhi, la capital de la India, que movilizó a la población y comenzó a cambiar el aire modificando rasgos contaminantes del transporte público.

El ministro de Comercio e Industria, S. Iswaran, acaba de declarar públicamente lo siguiente: “América latina y Asia son grandes mercados emergentes y los flujos de intercambio ni siquiera bajaron con la crisis”, en el caso específico de Singapur, llegamos a los 24 mil millones de dólares. América latina puede aportar recursos naturales y comida, pero también ayudarnos en tecnología y transporte. Los mercados a atender son diversos y podamos colaborar emprendiendo negocios conjuntos. No se trata de una relación que dure dos o tres años. La base es la complementariedad de partida y de ahí el crecimiento es infinito en el largo plazo. Aquí no hay más de tres horas de vuelo a ninguno de los grandes países de la región: China, Vietnam, Indonesia, Malasia… Los conocemos culturalmente. Nos conocen. Y no queremos quedarnos con nuestro mercado doméstico aunque estamos contentos de haber aumentado la productividad y de que trabajemos bien en biomédica, tratamiento del agua, energía, informática aplicada a la tecnología. Por otra parte, China está desarrollando ciudades. Podemos ayudarlos”.

Hasta aquí queda claro, que las autoridades de Singapur son despiertas, están atentas a los movimientos y las oportunidades que abre un mundo en constante cambio. 

Si uno es curioso y lee los diarios locales comprobará que en Singapur la política está como escondida. Hay elecciones generales pero predomina un partido. Las 90 revistas y los diarios son sensibles a los temas mundiales, especialmente del sudeste asiático y de China, y a los problemas de la vida cotidiana. Narran sobre transporte. Sobre la relación entre los inmigrantes indios y malayos (obreros peor pagos) y los técnicos. Sobre el funcionamiento del puerto. No por nada el nacimiento del periodismo profesional se produjo a mediados del siglo XIX para dar información sobre la llegada y salida de barcos. 

Son cada vez más frecuentes los foros en Singapur para analizar la relación entre Asia y América latina. Las frases que se escuchan siempre están llenas de situaciones superlativas. Como ésta: “El casino más grande está en Macao, la refinería más grande la están construyendo en China, los ferries más grandes en Singapur”. La descripción de oportunidades puede ser así: “Por el momento los vehículos sólo tienen un 5 por ciento de penetración en China, India e Indonesia. En India hay cuatro nuevos clientes de celulares por segundo. El 50 por ciento de los celulares están en la India. Crece rápidamente la clase media asiática. Dos tercios del proceso de urbanización mundial se producen en India y China, con nuevos problemas ocasionados por el desarrollo, como el envejecimiento de la población por la mejor atención sanitaria”.

Asia aparece como el hogar de las multinacionales, y Singapur quiere ser la ciudad de los negocios globales del Asia por conocimiento y conectividad.

En definitiva, Singapur posee una economía de mercado libre, próspera, caracterizada por un entorno abierto. Tiene precios estables y uno de los PIB per cápita más altos del mundo. Junto con Hong Kong, Corea del Sur y Taiwán, se lo considera como uno de los “cuatro tigres asiáticos”. Su economía depende principalmente de las exportaciones y el refinamiento de importaciones, particularmente las del sector electrónico e industrial. El sector manufacturero constituyó el 26% del PIB del país en 2005 y se ha diversificado a los sectores de la química, el refinamiento de petróleo, la ingeniería mecánica y las ciencias biomédicas, entre otros. Específicamente, la refinería petrolera más grande de Asia se encuentra en Singapur.

Singapur cuenta con el puerto marítimo que maneja mayor volumen de carga anual, tanto en tonelaje como en número de contenedores del mundo. Asimismo, el país es un importante centro financiero internacional y cuenta con el cuarto mercado de divisas más grande del mundo, detrás de Londres, Nueva York y Tokio. Además, se considera la economía de Singapur como una de las economías más acogedoras del mundo, por lo cual se encuentran miles de expatriados en el país trabajando en empresas multinacionales.

Para concluir, si nos tomamos el trabajo de encontrar conceptos claves que definan o expliquen el éxito indiscutible de Singapur podríamos mencionar a los siguientes: apertura mental, atención, modernidad, tecnología, educación, mucho trabajo, responsabilidad y planificación a largo plazo.

A %d blogueros les gusta esto: