11-S: Otro enigma altamente sospechoso

Ricardo Osvaldo Rufino   mir1959@live.com.ar

 Voy a contar una historia. Puede parecer ficticia, pero no lo es. Es absolutamente real. Y sucedió. 

Con una extensión de 23 Km2.  y un perímetro de 26 kilómetros, la Base Aero-Naval de Rota, ubicada en Cádiz, España,  es uno de esos espacios peculiares que se cuelan en la geografía andaluza, como es el caso también de Gibraltar. Culturas y lenguas diferentes que se combinan y adentran en territorio español.

Tras un acuerdo entre España y EE.UU., se comenzó a construir la Base en 1953 sobre un terreno de gran valor estratégico ya que se encuentra a medio camino entre Asia y América y muy cerca del Estrecho de Gibraltar, que colinda con África.

La Base Aero-Naval de Rota es un puerto naval militar y un aeropuerto militar de uso compartido y comandado tanto por EE.UU. como por España. De hecho allí ondean las banderas americana y española, aunque son los americanos los que hacen uso de más superficie, teniendo a muchas familias viviendo dentro de la edificación (la habitan alrededor de 2000 ciudadanos estadounidenses). Que cuentan con numerosos servicios dispuestos para abastecerlas. Es como un pequeño pueblo americano en medio de la costa atlántica gaditana.

Este complejo, que se usa como base logística para operaciones militares en Europa, el norte de África y Oriente Próximo, es lugar de paso para aviones de carga y buques de todo tipo no solo de Estados Unidos sino también de otros muchos países que forman parte de la OTAN, que lo usan para repostar. España tiene aviones y buques atracados de forma permanente, EE. UU., no.

El acceso a la Base Aero-Naval está prohibido. Al visitante sólo se le franquea el ingreso si lo hace acompañado de un militar o si ha obtenido un permiso especial, solicitado por escrito al Almirante Jefe del complejo, donde deberá detallar qué va a visitar, qué actividades pretende llevar a cabo en la Base, etc. No es seguro que obtenga el permiso.

La Base se ha convertido en una de las instalaciones navales más modernas y avanzadas. De hecho, se habla de una ampliación para atender las nuevas necesidades de logística. Allí, además de atracar una gran variedad de buques, submarinos, escuadrones de aviones y los comandos operacionales y de apoyo, se encuentra el Centro Meteorológico y Oceanográfico para Europa de la US Navy, que provee información para las fuerzas de EE.UU. y la OTAN. La Base tiene capacidad para unos 24 buques y un aeródromo militar que registra anualmente un elevado tráfico aéreo. 

Bien, hasta aquí los datos básicos para saber de que estamos hablando (o escribiendo).

El 11 de septiembre de 2001, las puertas de acceso a la Base Aero-Naval de Rota se cerraron de manera absoluta e infranqueable ¡cuatro horas antes del feroz atentado a las Torres Gemelas y al Pentágono! Soldados norteamericanos registraron los alrededores, en cuestión de minutos las instalaciones fueron acordonadas y decenas de marines, pertrechados con sus fusiles tomaron la azotea del edificio central de la edificación.

Exactamente cuatro horas después de estos sugestivos movimientos, en que la Base fue colocada en estado de “máxima alerta”, un Boeing 767 de American Airlines, piloteado por el terrorista egipcio Mohammed Atta, se estrellaba contra la torre Norte del World Trade Center, en Nueva York. Eran las 14.50 horas en España: la cadena de atentados más terrible de la historia acababa de empezar y el mundo observaba azorado. 

Sin que, aparentemente, nadie hubiera sido capaz de preverlo, cuatro aviones comerciales habían sido secuestrados por terroristas de Al Qaeda. Los Boeing serían utilizados como misiles contra las Torres Gemelas y el Pentágono. Increíblemente, los servicios secretos más poderosos del planeta no habían sido capaces de prevenirlo y, por ende, de proteger del ataque a Estados Unidos.

No obstante, el hecho de que la Base Aero-Naval de Rota activara sus mecanismos de alerta a las 11.05 horas de aquel día invita a la duda. Más aún sabiendo que sólo unos meses atrás Mohammed Atta había sido visto allí.

El Ministerio de Defensa de España mantuvo mutismo absoluto sobre las causas de aquella alerta.

Es inevitable preguntarse si existía información en aquella base de lo que iba a suceder…

A %d blogueros les gusta esto: