Un desequilibrio peligroso

Ricardo Osvaldo Rufino  mir1959@live.com.ar 

 

Durante el transcurso de los años noventa y el comienzo del nuevo siglo, más allá de períodos cortos de recesión, la economía norteamericana ha venido creciendo a buen ritmo. Tasas de crecimiento anual de 3% y 4% eran muy frecuentes en las estadísticas económicas de ese país. Ello ha llevado a pensar a muchos que el papel hegemónico de Estados Unidos, tanto en lo económico como en lo cultural, está garantizado por décadas y décadas enteras. Sin embargo, quienes piensan así se equivocan, y muy gravemente. 

El comienzo del siglo XXI quizá se recordará por los efectos de la caída de las Torres Gemelas, pero también por el recrudecimiento de los llamados “déficit gemelos” en Estados Unidos. Solamente en el año 2006, el déficit externo del gran “país del Norte” se aproximó a los 900.000 millones de dólares. En el 2007 la cifra fue similar. Un déficit de esa magnitud implica una cantidad muy peligrosa ya que supone que cerca del 7% del PBI de ese país se encuentra comprometido. Para que tengamos una idea de lo que significa, es necesario decir que los Estados Unidos gastan en un año, en exceso de su producción interna, el equivalente de toda la producción anual de Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Chile. En efecto, los Estados Unidos de América literalmente han venido “tragándose” en los últimos tiempos, año tras año, un monto superior a la producción anual del MERCOSUR a cuenta de su exceso de gasto interno.

Vale decir que si las tasa de crecimiento norteamericanas han sido muy aceptables últimamente, hasta 2006, es sólo porque ese crecimiento ha sido financiado con endeudamiento público y privado. 

Como fácilmente se advierte, nadie puede endeudarse a ese ritmo en forma acumulada sin tener a la larga problemas muy, pero muy serios. Cuando la serie de países que sufrieron crisis a lo largo de la década del noventa, comenzaron a padecer sus mayores dificultades, sus déficits externos –que fueron en general el “gatillo” de las crisis en casi todos los casos- no llegaban al 7% de sus PBI.

Pues bien, la economía norteamericana hace rato ya ha alcanzado esos niveles. Y si ha podido mantenerse a flote ha sido porque los grandes bancos centrales y las megacorporaciones de Asia (principalmente de Japón, China, Corea del Sur, Taiwán y Singapur, entre otros) han venido acumulando reservas en dólares en forma de bonos del Tesoro estadounidense, depósitos bancarios en dólares, acciones de empresas y otros títulos públicos y privados de deuda norteamericana.

Pero esa situación está generando serias distorsiones internacionales: los bancos centrales asiáticos vienen invirtiendo en bonos estadounidenses el producto de sus superávits comerciales con los Estados Unidos, con lo cual mantienen artificialmente subvaluadas sus propias monedas, y muy líquidos sus propios mercados financieros, dado que generalmente compran con emisión monetaria los dólares que ingresan. Todo ese movimiento les permite mantener un nivel de actividad alto en relación con el que tendrían si los Estados Unidos corrigieran su exceso de demanda de productos externos y no les compraran en la magnitud que hoy lo hacen. 

Entonces, si el mundo ha crecido en conjunto aceptablemente bien, hasta fines de 2008 cuando irrumpió la crisis de las hipotecas sub-prime precisamente en los EE.UU., fue porque se logró mantener un equilibrio que no puede ser estable en el mediano plazo, debido a que Estados Unidos ha liderado el crecimiento mundial gracias a un enorme desequilibrio de balanza comercial, especialmente con Asia, pero también con Europa y América latina.

Han sido los socios comerciales y financieros de esta nación los que han podido evitar que ese país cayera en una cruenta recesión. Han utilizado sus enormes superávits para financiar cada vez más a su deudor: el Estado y el sector privado norteamericanos. 

El gran problema es que este esquema no puede mantenerse indefinidamente.

Y en algún momento Estados Unidos deberá poner “manos a la obra” y comenzar a vivir dentro de sus posibilidades…

A %d blogueros les gusta esto: